Lipoescultura (Liposucción y moldeamiento de cuerpo) en Pereira y Armenia

La Lipoescultura es la cirugía estética en la cual se realiza liposucción y además se “esculpe” el cuerpo, para poder darle una forma más estilizada y atractiva.

La diferencia entre liposucción y lipoescultura es que en la primera se extrae grasa de alguna parte del cuerpo, en la segunda además de extraer grasa se busca dar contorno, forma y pronunciar algunas curvaturas naturales del cuerpo, bien sea ayudándose de colocar grasa como en los glúteos y retirar en otras áreas como en la cintura dando un moldeamiento corporal.

Es muy importante recalcar que la lipoescultura no es método para bajar de peso, sino más bien para modelar y eliminar aquellas zonas rebeldes que muchas veces ni con el ejercicio diario ni con las dietas el posible erradicar de nuestro cuerpo.

¡Pide tu cita ahora!

Vamos a evaluar tus opciones para lipoescultura en nuestras sedes de Pereira y Armenia

Sin duda la finalidad de esta cirugía es eminentemente estética, por ello siempre es conveniente que sea realizada por cirujanos plásticos estéticos certificados, que brindan la mayor tranquilidad posible en cuanto al resultado.

Por ello siempre como recaudo es conveniente solicitarle al profesional, fotos de antes y después, revisar su formación académica, experiencia y titulo que lo certifique como cirujano plástico, estético y reconstructivo.

Generalmente las zonas más comprometidas o rebeldes a la que los pacientes recurren al tratamiento de lipoescultura son:

El abdomen, cintura, flancos (comúnmente llamados ¨flotadores¨), cara externa de muslos, cara interna de muslos, cadera “o pantalón de montar”. También existen otras zonas: rodillas, tobillos, brazos, espalda, mejillas.

La liposucción debe ser realizada por cirujanos plásticos experimentados en el procedimiento, para evitar complicaciones de índole estéticas y de salud. Es muy común ver lipoesculturas no muy bien realizadas que pueden dejar irregularidades en la piel del paciente.

Si la liposucción es realizada por profesionales con experiencia, los resultados suelen ser en su mayoría exitosos y brindan a los pacientes grandes satisfacciones.

Una vez tomada la decisión, el paciente debe realizarse una serie de exámenes prequirúrgicos para constatar que se encuentra en condiciones óptimas de llevar a cabo la lipoescultura.

Una vez en el quirófano, la liposucción es generalmente realizada con tumescencia o infiltración a grandes volúmenes, para evitar el sangrado durante y después de la cirugía, esta sustancia permite la remoción de la grasa o los adipocitos más fácilmente.

El cirujano plástico mediante cánulas de solamente algunos milímetros de diámetro conectadas a un aspirador especial, realiza dicho procedimiento evitando siempre lesionar la piel o estructuras internas.

La cantidad de grasa que se puede extraer durante la lipoescultura es alrededor del 5 a 7 % del peso corporal es un límite clínico que en ningún caso debe excederse, este límite depende de cada paciente en particular.

Finalizada la lipoaspiración, se colocan unas fajas especiales, que cumplen la función de comprimir las zonas y evitar así seromas o colección de líquidos y la separación del tejido. Generalmente las mismas se utilizan en forma ininterrumpida durante algún tiempo.